Reseña: Un Amigo Abominable

Título original: Abominable

Director: Jill Culton

Reparto: Tenzing Norgay Trainor, Chloe Bennet, Albert Tsai

País: Estados Unidos

Género: Animación, aventura, comedia

Año: 2019

Duración: 97 min.

Estreno: 27 de septiembre de 2019

 

Jill Culton, quién escribiera la historia original de “Monster Inc.” y que además dirigiera  “Open Season: Amigos salvajes”, vuelve de la mano de DreamWork Animation para presentar “Un Amigo Abominable”, un aventura con paisajes esplendorosos y emotivos mensajes pero cuya historia no mantiene su ritmo ni ofrece personajes especialmente entrañables.

“Un Amigo Abominable” lleva al público a una aventura épica de 2,000 millas desde las calles de Shanghái a los impresionantes paisajes nevados del Himalaya. Cuando la adolescente Yi (Chloe Bennet, Agentes de S.H.I.E.L.D. de Marvel) se encuentra con un joven Yeti en el techo de su edificio de apartamentos en Shanghái, ella y sus amigos Jin (Tenzing Norgay Trainor) y Peng (Albert Tsai) lo nombran “Everest”, y emprenden una búsqueda épica para reunir a la criatura mágica con su familia en el punto más alto de la Tierra.

Con la vara muy en alto tras el éxito de la trilogía de “Cómo entrenar a tu dragón”, DreamWork apuesta esta vez por una travesía que reune una serie de paisajes de gran atractivo visual a los que su historia no logra seguirle los pasos no solo por presentar una historia simple y poco original, sino por diálogos emotivos pero que no ayudan a construir a sus personajes y que parecen solo un pretexto para el despliegue de técnico en las imágenes.

Es claro que al tratarse de una cinta familiar, la sencillez es crucial, pero no no debe ser limitante. Ejemplo de ello son, por supuesto, gran parte del trabajo de Pixar con historias simples pero con suma profundidad que aquí no logra aparecer. “Un Amigo Abominable” lleva a nuestros protagonistas del punta A al punto B partiendo casi sin justificación y llegando casi sin explicación. Y todo en mitad de camino son conflictos unos mejor logrados que otros, pero todos pretextos para mostrar otro paisaje más de gran belleza, pero casi gratuitamente.

Y es que el público al que va dirigido también parece olvidarse en medio del camino. Todo lo bueno que tiene en su esplendor visual puede fácilmente perderse ante los ojos de un público infantil ávido de estimulación que el cine contemplativo no les puede ofrecer con tanto éxito.

La película también adolece en crear una empatía genuina por sus protagonistas y en específico con la amistad entre la pequeña niña y el monstruo. Es una fórmula de amistad “imposible” que ya hemos visto antes y que funciona pero que pudo ser más entrañable. Con escenas brillantes, música emotiva y un mensaje importante, “Un Amigo Abominable” es una producción con méritos pero que se queda atrás con las propuestas cada vez más competitivas en el género de la animación familiar.

¡Interactúa con nosotros!

Comentarios

Post Author: Enrique Bohórquez

En matrimonio con la ciencia, pero amante de las letras, la historia y la farándula,