Reseña: La Desobediencia de Marte

Fotos: Iván Rueda Luna “El mundo es la enfermedad pero el pensamiento es su remedio.” La Desobediencia de Marte es una historia que juega con diferentes planos temporales (1600 y 2017) y personales, dirigiendo al público entre encuentros y desencuentros de los protagonistas que dan vida en el escenario a dos actores que interpretan a unos astrónomos, Tycho Brahe (Joaquín Cosío) y Johanes Kepler (José María de Tavira). Los elementos que conforman la escenografía, así como el acertado uso de los sonidos y la música se acoplan a la perfección a este ingenioso guión del periodista y escritor, Juan Villoro; y dirigido por Antonio Castro. Mientras se va desarrollando esta inteligente obra, hay una fusión entre los protagonistas, creando una especie de dependencia que llevará a los actores a un punto esencial dramático que tendrá como desenlace la sinceridad  a través del personaje que interpretan. Una compleja pero interesante narrativa que nos identifica y al mismo tiempo pone a prueba nuestra capacidad  observación, ya sea en las cosas que creemos tan lejanas como el universo así como las más “cercanas” como lo es nuestro ser y la persona que tenemos a lado. Estos elementos en su individualidad como en su conjunto conforman un gran enigma que parecen tener similitudes por su total imprecisión. Sin duda la escritura de Villoro, combinado con la dirección y la actuación de estos dos grandes actores dan como resultado una experiencia bastante agradable por la exacta combinación de comedia y reflexión donde la compresión de la persona será a partir de la otredad. Sólo me queda comentar que el pasado 25 de julio durante la conferencia de prensa, realizada en el Centro Cultural Helénico,  Antonio Castro mencionó que uno de los aspectos de la obra era intentar mostrar la identidad masculina en el escenario, debido a que actualmente sólo se muestra éste en el ámbito femenino (tema con una serie de vertientes a debatir). Es por ello que debo recalcar que la narrativa no muestra nada novedoso en este ámbito y sin duda continúa representando los roles bien definidos desde hace siglos donde el hombre es el poseedor de conocimiento, el creador de nuevas teorías, el analítico de la vida… Dejando de lado este comentario desacertado por parte del director… deben apartar un día del fin de semana porque definitivamente deben ver está gran puesta en escena, inspirada en “Los Sonámbulos”,un libro de Arthur Koestler , que habla de la conquista de los universos. Las presentaciones inician en el Centro Cultural Helénico a partir del 4 de agosto y estarán hasta el 1° de octubre. Los costos varían: $200, $250, $350 y $450, puedes adquirir tus boletos en Ticketmaster. Los horarios serán: viernes 20:30; sábados 18:00 y 20:30 horas; y domingos 17:00 y 19:30 horas.