Reseña: “Tully – Una parte de mí”

 

Título original: Tully

Director: Jason Reitman

Reparto: Charlize Theron, Mackenzie Davis, Ron Livingston

Género: Comedia, drama

País: Estados Unidos

Año: 2018

Duración: 96 minutos

Fecha de estreno: 10 de mayo 2018

 

 

 

 

Por: Enrique Bohórquez

 

Luego de trabajar juntos en el 2011 con “Adultos Jóvenes”, Charlize Theron se reencuentra con el director Jason Reitman y la escritora Diablo Cody para traernos un homenaje a la maternidad desde una perspectiva cruda, sin maquillaje, pero con una constante dosis de humor.

 

Fue en 2016 cuando comenzó la producción del filme y la noticia del cambio de look de Theron se dio a conocer. La actriz debió aumentar 25 kilogramos para dar vida a Marlo, una madre de dos niños y que ahora afronta las complicaciones de un tercer hijo con ayuda de Tully, una joven y peculiar niñera de noche, interpretada por Mackenzie Davis.

El compromiso de la sudafricana se nota no sólo en el aspecto físico, pues su actuación es bastante convincente, dejándonos ver su capacidad interpretativa en una película de bajo presupuesto, tal como la hemos visto en superproducciones como “Mad Max: Furia en el camino” y, más recientemente, “Atómica”. Theron, madre de dos hijos adoptados, incluso ha mencionado que basó su papel en historias de amistades, por lo que mostró gran interés desde el inicio.

 

Si bien se vende más como una comedia -que también lo es- “Tully: Una parte de mi” se rodea de una atmósfera de desesperación, agobio y tensión constante; todo sostenido principalmente por la sólida representación de Theron y sus constantes cambios de humor, pero también por una edición de sonido e imagen que va saturando al espectador con el llanto de bebé, de berrinches infantiles, de peleas de hermanos y problemas familiares.

La cinta podría dividirse en dos actos. El primero en el que encontramos mayor angustia de Marlo antes de aceptar la ayuda de la niñera que su hermano le ofrece. Esta parte parece el ascenso a una montaña de emociones que incluyen, irónicamente, el mayor humor de la cinta. Por otra parte, el acto final es una serie de descubrimientos de la mano de Tully, de aventuras más oscuras, de una temática seria que en un primer instante parecería fuera de lugar, el descenso desde la cima.

 

Pero esto nos recuerda uno de los proyectos anteriores de la misma escritora: “Juno”.  Y es que, si bien Diablo Cody tiene un estilo cómico un tanto ácido en sus historias, se nota su esfuerzo primordial por intentar desnudar la maternidad tan difícil como puede llegar a ser. Y, estrenándose en pleno 10 de mayo, “Tully: Una parte de mi” puede incluso llegar a ser uno de esos clásicos para enaltecer el esfuerzo de las madres, porque si bien la trama toma una ruta específica, lo que se presentan son situaciones en las que toda madre podría sentirse identificada.

 

¡Interactúa con nosotros!

Comentarios

Post Author: Colaboradores PlayCam

¡Colabora con nosotros! Si te gustaría que tu artículo apareciera en nuestro sitio web y redes sociales, contáctanos a: colaboradores@playcamcine.com