Reseña: Tolkien

Título original: Tolkien
Director: Dome Karukoski
Reparto: Lily Collins,Colm Meaney,Nicholas Hoult
Género: Biografia, drama, guerra
País: Estados Unidos
Año: 2018
Duración: 112 mins
Fecha de estreno: 14 de junio de 2019

 

 

Hablar de un referente del género fantástico en la literatura, como lo es Tolkien, requiere una aguda sensibilidad para satisfacer la gran cantidad de fanáticos con los que cuenta, pero también para lograr difundir con los no seguidores a entender la relevancia de este personaje dentro de la historia de la palabra escrita. En ese sentido “Tolkien” puede representar una obra decente para el primer grupo, pero queda corta en imaginación para conseguir la atención de los que no son sus lectores.

TOLKIEN examina los años formativos del autor huérfano mientras encuentra en la escuela la amistad, el amor y la inspiración artística entre un grupo de compañeros marginados. Esto lo lleva al estallido de la Primera Guerra Mundial, que amenaza con desgarrar la hermandad. Todas estas experiencias inspirarían a Tolkien a escribir sus famosas novelas de la Tierra Media.

El director finlandés Dome Karukoski debuta en el cine estadounidense con la ayuda de una actuación madura y sólida de Nicholas Hoult (bestia en la reciente “X-men Dark Phoenix“), entregándonos una biografía decorada con la fantasía que caracterizaba al escritor de origen africano, una majestuosidad en las imágenes que muestra que contrastan bastante con el uso excesivo de clichés en la forma de narrar la vida de un joven Tolkien.

Un conocedor del autor de la saga de El señor de los anillos reconocerá en el protagonista de esta cinta la valentía, fraternidad, amor y lealtad que caracterizaba a sus historias, y que debieron ser parte de su vida cotidiana, pero todo enmarcado en un personaje que se siente genérico y que no aporta a un público alejado del género fantástico una idea precisa de lo que distinguía a Tolkien, más allá de una figura un tanto excéntrica con una mente brillante.

“Tolkien” muestra la infancia del escritor para contarnos el arraigo que tiene de su club de amigos artísticos que lo acompañaron toda su vida, la familia que nunca tuvo; muestra su juventud para presentarnos al amor de su vida y los sacrificios que lo alejaron de él; y muestra su adultez para presentarnos la guerra y el nacimiento del ícono literario. La trama funciona y entretiene sobre los cimientos de escenas que ya hemos visto en otras producciones, y es esa falta de propuesta y originalidad lo que deja un sabor agridulce.

La historia romántica también sufre una sobreexplotación a lo largo de la cinta, extendiendo la duración de una película que no es constante en su ritmo, pero también restando desarrollo a sus amigos (y a su hermano), quienes al final no parecen llegar a demostrar toda la importancia que el escritor les da en sus palabras.

“Tolkien” no busca tampoco fidelidad en lo que relata, se enfoca en contar flashazos de un artista que van acompañados con apariciones de sus creaciones y cómo estás van cambiando a lo largo de su vida. Todas estas inclusiones lucen tan épicas como en las adaptaciones de Peter Jackson, pero no todas se llevan tan bien con el pedazo de narración en la cual se emplean. Porque esa era una de las genialidades de Tolkien, crear un mundo fantástico que se sintiera real y armónico.

Como seguidor del protagonista, es algo que necesitas ver, que te va entretener y que apreciarás en sus detalles y referencias, pero que te hará extrañar al buen Tolkien como un creador de historias únicas e inimaginables, que es lo que precisamente lo que le hace falta a esta película.

¡Interactúa con nosotros!

Comentarios

Post Author: Enrique Bohórquez

En matrimonio con la ciencia, pero amante de las letras, la historia y la farándula,