Reseña: Pequeña gran vida

Título original: Downsizing
Director: Alexander Payne
Reparto: Kristen Wiig, Matt Damon, Christoph Waltz
Género: Ciencia ficción, comedia
País: Estados Unidos
Duración: 135 minutos
Estreno: 19 de enero 2018

 

 

 

 

 

 

Para: Alan Huarte

Desde que llegamos a este mundo la mayoría de la gente tenemos una meta en común: buscar la felicidad por todas partes, los que tienen la esperanza de sacarse el premio mayor de la lotería creen que así van alcanzar la felicidad; algunos hasta de verdad lo logran, mas no por ello consiguen la tan ansiada felicidad. Pero esta meta se hace consiente en nuestro ser cuando crecemos, y conforme uno va creciendo los problemas también lo hacen y hasta se tornan imposibles.

La posibilidad de minimizar todos los problemas suena muy irrealista en el mundo que conocemos, pero que tal si literalmente todas estas cuestiones las empequeñeciéramos. En “Pequeña Gran Vida” vemos la vida del terapeuta Paul Safranek (Matt Damon), un hombre de Omaha que, junto con su esposa Audrey (Kristen Wiig), sueña con una vida de lujos, alejada de las presiones de los bancos y de la complicada situación financiera que atraviesan.

A medida que el mundo se enfrenta a una crisis de superpoblación, los científicos desarrollan una solución radical que puede reducir a los seres humanos cinco pulgadas de alto (12 centímetros aproximadamente), llevándolos a vivir a un mundo donde su dinero vale tres veces más y con la promesa de un estilo de vida más allá de sus fantasías más salvajes; ante esto Paul y Audrey deciden aceptar el polémico procedimiento de miniaturización (que es irreversible), y emprender una aventura que cambiará sus vidas para siempre.

El director Alexander Payne, conocido por: “Nebraska”, “Los Descendientes” y “Las Confesiones del Sr. Schmidt”, se especializa en proponer una mirada humanizadora sobre los problemas que afronta las personas en la actualidad y la difícil toma de decisiones, pero nunca ha profundizado en algo tan fantástico como este film, el resultado es un remolino de sátira, fantasía y futurismo especulativo al puro estilo de los viajes de Gulliver.

Este es un concepto que suena increíble en el papel, pero que no se traduce fielmente en la película. A lo largo de los primeros minutos, te encuentras inmerso en este mundo, pero pronto se pierde el interés cuando elementos políticos y religiosos comienzan a tomar el control.

Sin embargo, no todo es malo, son sumamente interesantes los efectos visuales y lo bien que entran en juego los aspectos mecánicos con los digitales, por lo que este es un largometraje visualmente revelador e increíblemente ambicioso en ese sentido. En muchos casos, esta es una cinta muy impresionante desde el punto de vista técnico.

Al final, “Pequeña Gran Vida” promete mucho y trata de cumplir con todas esas promesas, mientras que también se esfuerza en tramas paralelas que hacen que la historia sea compleja emocionalmente para invertir realmente en los aspectos cómicos.

¡Interactúa con nosotros!

Comentarios

Post Author: Colaboradores PlayCam

¡Colabora con nosotros! Si te gustaría que tu artículo apareciera en nuestro sitio web y redes sociales, contáctanos a: colaboradores@playcamcine.com