Reseña: Los Inquilinos

Titulo Original: The Lodgers

Director: Brian O’Malley

Reparto: Charlotte Vega, Bill Milner, Eugene Simon, David Bradley

País: Irlanda

Género: Terror

Duración: 93 minutos

Fecha de estreno: 04 de octubre 2019

 

 

 

El cine extranjero siempre es un deleite tanto argumentalmente como visualmente, los cambios de cultura, ideologías y forma de pensar es lo primero que se pueden apreciar de esta clase de películas y más si se trata de un genero como el terror; ya que los miedos y las formas de proyectarse son tan diferentes a lo que estamos acostumbrados y este es el caso de Los Inquilinos un filme irlandés que nos relata una historia terrorífica desde un punto de vista subjetivo intentando hacer que el publico sienta empatía por la protagonista hasta tal punto de compartir sus miedos y traumas.

 

 

La película tiene una trama interesante que cada que avanza el tiempo solo se va llenando de más misterios y plot twist que no solo enriquecen la historia, sino que además hacen lo que ya mencionamos de empatizar con la protagonista para que en cada escena nos conecte sus miedos y frustraciones, este elemento vuelve a la cinta un poco más seria y por así decirlo más “lenta” ya que su terror no se basa en intentar asustar al público.

 

 

La estética visual, así como los efectos visuales de esta película son excelentes y cumplen muy bien con su función el cual es complementar la trama de esta cinta y darle un tono de suspenso. Otro aspecto positivo es el guion del filme que sabe muy bien como abordar los temas de incesto y suicidio dentro de una historia donde el principal mal, es una casa llena de secretos y maldiciones familiares.

En conclusión, Los Inquilinos es una buena cinta con una excelente estética y efectos visuales que te envuelve más en un ambiente de drama y suspenso que de terror.

 

 

 

 

¡Interactúa con nosotros!

Comentarios

Post Author: Ahuitz Maldonado

Soy solo un cinéfilo más, amante de las buenas series y anime; el único spoiler que te daré es que al final no importa la película, todos acabaremos en el cine con un bote de palomitas y unos nachos a un lado