Reseña: Dumplin’

 

Título original: Dumplin’
Director: Anne Fletcher
Reparto: Jennifer Aniston, Danielle Macdonald, Odeya Rush
Género: Comedia
País: Estados Unidos
Duración: 110 min.
Año: 2018

 

 

 

 

 

Willowdean es una chica feliz, adorable, segura de sí misma y fan de Dolly Parton, todo esto lo aprendió de su tía, quien le enseñó que nadie debe decirle cómo ser y qué hacer, pues desde muy pequeña sufrió un notable sobrepeso, pero su mente, su corazón y ella misma así crecen: con un fuerte apego hacia su tía alegre, y alejada de su madre obsesionada con la belleza y la perfección.

Rosie, su madre, es la reina de las reinas del concurso de belleza local, y cada año entra en pánico total y hace dietas extremas y locas rutinas de ejercicio para seguir siendo la perfecta mujer que fue en su adolescencia, lo que siempre la lleva a tener diferencias con su hija a quien “tiernamente” llama “Dumplin’” (“pastelito”), mismo apodo que molesta a Willowdean.

Al perder a su tía Willow solo cuenta con una mejor amiga con la que comparte el amor por Dolly y las pertenecías de su tía a las cuales se aferra, pero entonces se topa con que esa mujer que le enseñó el “no importa qué te digan, sé tú misma” trató de ingresar al concurso de belleza que ahora encabeza su madre, así que para honrarla y hacerle saber al mundo que no importa el físico decide participar en modo “protesta”, lo que le traerá un par de amigas más, pues resulta ser que su bandera de rebelión lleva a unas chicas que rompen los estereotipos a unirse al movimiento.

Al final –y como buena comedia palomera digna de un domingo en tele abierta- Rosie se da cuenta que ha hecho menos a su hija por las razones equivocadas, la chica de talla grande gana el concurso y todos somos felices, es decir, la verdad la película no es tan buena…

La idea original y el tema central suenan atractivos, pues nos muestra a una madre obsesionada con su figura y la belleza, y que ignora por completo a su hija pues #porquegorda; también vemos a una niña que crece con el trauma de no ser muy bien aceptada por su madre por su físico pero que se refugia en otro familiar que la acepta tal cual es pero que al crecer rompe con ese paradigma y le entra al concurso pues ¿por qué no? si así me quiero y es mi protesta, pero no me quiero porque ¿cómo el niño bonito se va a fijar en mí?, pero sí me quiero porque soy capaz de enfrentar a mi perfecta madre, pero no me quiero porque resulta que mi amiga si le entra de lleno al concurso y además pos puede ganar… y así toda la cinta.

La película de Netflix pasa sin pena ni gloria, pues en su búsqueda de empoderar a las chicas de talla grande falla con un guion incongruente y que te quita todas las ganas de verla a los 15 minutos; recordemos “Hair Spray”, una historia con una temática similar -aunque no la misma- pero que logra poner en alto el “no te fijes en qué dirán”.

Las actuaciones son débiles, a excepción de Jennifer Aniston que nos muestra un personaje mucho más frívolo de lo que estamos acostumbrados, pero bueno… es Aniston; fuera de eso no hay más que rescatar.

No, no tiene nada de malo darle voz a aquellas chicas que se han llegado a sentir mal por su aspecto, pues al inicio vemos a una valiente Willowdean que muestra que no se dejará intimidar por las burlas de sus compañeros, y que los gestos, apodos y comentarios de su madre y sus “amigas” modelos se los pueden pasar por donde puedan, pero en el transcurso –y quizá como una manera de hacer funcionar el guion- vemos a esta chica pasar del “me amo infinitamente y tengo seguridad en mi misma y me da igual un concurso de belleza y lo que mi madre diga” al “me uniré al concurso en forma de ‘protesta’”, pasando por el “¡ay no! ¿quién me ayudará si no es mi tía y Dolly Parton?”, y terminando en “ok… si me acepto como soy, la gente puede amarme y las tallas grandes pueden ganar concursos de belleza y hasta hace que en un par de días -si no es que horas- la gente se dé cuenta que no debe ser mierda con nosotras las llenitas”.

A nuestro parecer el guion flaquea y si su finalidad era no llenarse de clichés, ¡sorpresa! termina llena de ellos y tratando de contar tanto que no se llega a nada.

Te dejamos el trailer y si no la has visto checala en Netflix y crea tu propio juicio.

¡Interactúa con nosotros!

Comentarios

Post Author: Ariadna Juárez

¡Amo el cine! Todas sus facetas, todos sus géneros y cada época. Además amo el periodismo, escribir no sólo es mi profesión, es mi pasión.