Reseña: Corgi, Un Perro Real

Título original: The Queen’s Corgi
Director: Vincent Kesteloot, Ben Stassen
Reparto: Rusty Shackleford, Jo Wyatt, Leo Barakat
Género: Animación, comedia, familia
País: Bélgica
Año: 2019
Duración: 92 mins
Fecha de estreno: 7 de junio de 2019

 

 

En un mundo de la animación dominado por Pixar y Disney, estudios como DreamWorks, Blue Sky y Studios Ghibli ofrecen esperanza a medios más independientes como nWave Pictures que si bien tiene una producción bastante modesta hasta la fecha, nos trae “Corgi: Un Perro Real”, una cinta con buenas intenciones y momentos técnicos de gran calidad que pierde el camino  al intentar emular demasiado a las grandes productoras.

Rex es el mejor perro de la reina, un corgi mimado que vive una vida de lujo en el Palacio de Buckingham. Pero cuando Rex termina en la Casa de un perro de Londres, rodeado de perros callejeros, debe aprender que para convertirse en un verdadero líder, ¡usted tiene que ganárselo!

Una secuencia inicial maravillosa de unos 5 minutos donde la acción muda recae en los personajes exhibe una prometedora capacidad técnica y una propuesta original por parte del estudio, pero a estos instantes de cine mudo preceden a un estallido de diálogos vacíos y un desarrollo de personajes estancado que poco hace para justificar las acciones y decisiones a lo largo de la cinta.

El principal problema que enfrenta el director Ben Stassen es que el tono de su largometraje no logra definir ni su rumbo ni su público. En el afán de cubrir su clasificación “Para toda la familia”, la historia transcurre entre una inocencia  sin lógica, entretenida para los niños, y unas cucharadas de referencias y humor adulto, ninguna de las cuales logra realmente una unión armónica.

Un ejemplo de esta dualidad es precisamente la representación del presidente Trump y su esposa Melania que, a más de ser uno de los momentos más brillantes de la cinta, no parece representar un tópico demasiado dirigido para un público infantil, considerando que se engloba en situaciones tan ligeras e inverosímiles como una mordedura a las partes nobles del mandatario.

Algo que repite hasta el cansancio Pixar y Disney es su historia simple y predecible de un héroe, un conflicto y un villano. Aquí se hace notar que incluso esta simpleza requiere cierta gracia para funcionar, y “Corgi: Un Perro Real” peca en replicar esta estructura como si de un manual de animación se tratara, pero perdiendo el alma de sus personajes, que no logran tener motivos ni malicia o bondad clara.

El mensaje de superación y amistad es bueno pero ambiguo, son 92 minutos de una travesía entretenida con buenos instantes de humor a los que les hizo falta más tiempo para cuajar en lo que pudo ser un mejor producto final. Con todo, funciona en su finalidad de entretener y siempre se agradecerá el esfuerzo de una producción tan titánica como lo es animar  a media docena de personajes. Esperemos que ese esfuerzo vaya en un futuro a la par del guion que lo apoye como se merece.

¡Interactúa con nosotros!

Comentarios

Post Author: Enrique Bohorquez

En matrimonio con la ciencia, pero amante de las letras, la historia y la farándula,