Reseña: Annabelle 3- Viene a Casa

Título original: Annabelle Comes Home

Director: Gary Dauberman

Reparto: Vera Farmiga,Patrick Wilson,Emily Brobst

País: E.U.

Género: Terror, misterio, thriller

Año: 2019

Duración: 103 min.

Estreno: 27 de junio de 2019

 

Tras un comienzo flojo en el primer spin off de Annabelle, la saga de la muñeca se supo reinventar en “Annabelle: La Creación” y ahora con “Annabelle 3: Viene a Casa” la trilogía se consolida al ofrecer una cinta que, sin estar aun a la altura de “El Conjuro”, se siente con personalidad propia y entretiene a los fanáticos de un universo demoníaco al que además consigue expandir más, aunque quizás exponiendo una trama tan relajada que podría confundir con su exceso de humor.

Mientras Ed y Lorraine Warren tienen que realizar un viaje, su hija se queda bajo los cuidados de una niñera adolescente quienes junto a una amiga de la joven tendrán que enfrentarse al mal que la muñeca desata.

No pasará más de media hora para que te encuentres a ti mismo pasándola bien mientras sueltas algunas carcajadas esporádicas al mirar la pantalla y tal vez ahí sea cuando te preguntes a ti mismo: ¿por qué estoy pasándola bien? ¿Por qué me estoy riendo? ¿no era una cinta de terror? ¿Qué la pase bien es bueno o es malo? Bueno, luego de pensarlo un largo tiempo me declino a creer que todas las respuestas dependerán de cada quien.

Annabelle 3: Viene a Casa” es más bien una cinta de suspenso juvenil. A partir de los primeros minutos los adultos desaparecen y la historia de centra en las adolescentes y la hija de los Warren Y no es de sorprender. Ya desde la primera película de la muñeca sus personajes han sido niñas y jóvenes, un elemento refrescante y relajado dentro de un universo más denso y adulto de El Conjuro. Es un mismo mundo pero para diferente nicho, y  en ese sentido el humor es entendible y se siente natural, por lo que yo lo tomaría como un acierto.

Son las incoherencias en las situaciones que presenta las que generan mayor ruido. Comportamientos y decisiones de los protagonistas que no tienen otra explicación que la de ayudar a avanzar la trama, aun cuando sean sinsentidos como dejar peligrosamente puertas abiertas, descuidar a los niños por los que te pagan por cuidar (hola Mary Poppins), y básicamente violar toda precaución que cualquiera en su sano juicio haría (aun sin demonios).

Tampoco parecen haber aprendido del todo con el efecto “La Monja”, en el cual intercambian el terror provocado por el misterio de un ente desconocido por lo risible y poco creíble de algunos seres sobrenaturales al mostrarlos demasiado físicos y tangibles. El terror requiere confusión, ceguera ante lo que uno se enfrenta.

Tanto las incongruencias como el abuso de efectos visuales para algunos demonios quitan algunos puntos a una película que sin embargo satisface al expandir la franquicia mostrándonos una probadita de todo el poder contenido en muchos de los objetos de la colección de los Warren, dejándonos con ganas de más spin offs sobre cada pieza maldita, pero también preparándonos quizás para dejar el futuro de las historias de los Warren en manos de su hija, quien aquí nos demuestra sus propios poderes.

¡Interactúa con nosotros!

Comentarios

Post Author: Enrique Bohórquez

En matrimonio con la ciencia, pero amante de las letras, la historia y la farándula,