Reseña: Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald

 

 

Título original: Fantastic Beasts The Crimes of Grindelwald

Director: David Yates

Reparto: Eddie Redmayne, Jude Law, Katherine Waterston, Johnny Depp

Género: Fantasía

País: Reino Unido

Año: 2018

Duración: 134 min.

Fecha de estreno: 16 de noviembre de 2018

 

Por: Dulce Díaz

 

 

El universo mágico que nos cautivó desde su aparición en las películas de Harry Potter regresa para presentarnos una nueva aventura en donde viejos conocidos y muchos nuevos amigos/enemigos aparecerán. ¿Tendrá lo suficiente para ser parte de este mundo de fantasía creado por J.K. Rowling, o quedará a deber?

El mago más peligroso que el mundo mágico ha visto, Gellert Grindelwald, cumple su promesa: escapar de prisión para poner en marcha su plan de conquista sobre el mundo de los seres mágicos y de los muggles, todo por lograr el bien mayor.

En un intento por detener lo que podría ser el fin para ambas razas, Albus Dumbuldore envía a su pupilo Newt Scamander en busca de la última pieza que Grindelwald necesita para llevar a cabo su plan: el inofensivo pero peligroso obscurus Credence, quien logra sobrevivir después del percance en Nueva York.

Newt y sus amigos emprenderán una peligrosa búsqueda en donde el pasado de algunos se revelará y llegará para atormentarlos y ayudar a dividir, aún más, a la comunidad mágica ante la inevitable guerra que se acerca.

Sin duda alguna esta película está 100% dirigida a los fans de hueso colorado que crecimos con el mundo mágico, ya que podemos encontrar muchas referencias y personajes que desde las cintas de Harry Potter habíamos conocido o hablar de ello.

Y por eso mismo, la cinta funciona para esta audiencia porque los momentos están construidos totalmente para generar emoción y sentimiento en todos aquellos que esperamos dos años para ver un poco más de los magos y si, un poco, de los animales fantásticos.

Pero aunque todo es increíblemente fan service, hay que decir que en este mismo punto; es cuando la cinta se “pone el pie” a sí misma, ya que está tan enfocada de complacer a fans que se olvida por completo de la nueva audiencia que puede interesarse por la trama o por el mundo mágico.

Para quienes no tienen idea de quién es Albus Dumbeldore, quiénes eran los Lestrenge, qué es un Oscurus, o quién era Gellert Grindelwald en el contexto del mundo mágico, etc., será imposible seguir el ritmo de la historia, ya que aun cuando tengas estos conocimientos, el guion es bastante confuso y algo desequilibrado.

Sabemos que muchos dirán que no hay problema en que sea una cinta completamente comprensible para fanáticos, pero al ser una cinta que se vende a un gran nivel y que se espera que genere grandes números; la verdad es que se limita y puede que aún con todo lo antes mencionado, muchos seguidores no acaben contentos.

Pero pasando al lado bueno de las cosas, debemos decir que uno de los grandes aciertos, y de verdad pensamos que nunca lo íbamos a decir, es la elección de Johnny Depp en el papel antagónico. El actor parece dar signo de vida en su carrera profesional, y por primera vez en lo que parecen años, logra entregar un personaje fuera del cliché al que ya nos tenía muy mal acostumbrados.

Su actuación es pulcra y sin pretensión, sus diálogos simples pero concisos son dignos de un Hitler del mundo mágico. Además, el cast que lo acompaña, lo hace lucir aún más y  en general, las actuaciones de todo el reparto sobresalen de lo que hicieron en la primera entrega.

Y retomando el fan service, debemos decir que los momentos que construyeron para este propósito, (específicamente la relación Dumboldore-Grindelwald), son emoción pura para cada seguidor de la historia. Aunado a lo anterior, algunos giros argumentales te harán salir de sala en busca de respuestas y con ganas de más.

Visualmente la cinta es del estándar al que estamos acostumbrados para el mundo creado por Rowling. Se nota que el director David Yates (él fue el director de varias cintas de Harry Potter) conoce la naturaleza de este tipo de personajes, y los efectos especiales no decepcionan, así que no se preocupen por esos detalles.

Pero a pesar de que todo podría ser bueno para los fans, el gran problema de “Los crímenes de Grindelwald” es que nos emociona demasiado, pero al final no pasa casi nada. Es el típico puente que se tiene cuando se habla de una historia pensada en una saga de películas  en donde encaminándose hacia la mitad, se encarga de emocionarnos y prometernos que lo que viene será increíble, pero que sigamos esperando.

Y este punto puede resultar bastante frustrante para fans y no fans, ya que si hablamos de una trama confusa y no tan digerible, imagínense saber que cuando ya lo tienes todo claro, debes esperar por lo menos otros dos años para ver si ahora sí nos van a mostrar algún punto climático. No muchachos, eso no se hace.

En conclusión, “Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald” es una cinta bastante complaciente para los fans al crear momentos que llevábamos esperando por mucho tiempo, pero que falla al ser un puente hacia al final y dejarnos confusos y ansiosos de más acción y misterios.

¡Interactúa con nosotros!

Comentarios

Post Author: Colaboradores PlayCam

¡Colabora con nosotros! Si te gustaría que tu artículo apareciera en nuestro sitio web y redes sociales, contáctanos a: colaboradores@playcamcine.com