The Walking Dead: Tiene que haber algo después

Por: Enrique Bohórquez

El drama más popular de zombies ha cerrado su temporada número ocho este domingo con un capítulo que registra, hasta el momento, la mayor calificación en IMDB desde el sangriento y crudo primer episodio de la temporada pasada, donde la serie perdió dos de sus protagonistas a manos de uno de los villanos más icónicos de la serie: Negan.

Si bien se ha reconocido un descenso en la audiencia de “The Walking dead” desde hace un tiempo y las críticas tienden a apuntar hacia una inconsistencia de acción entre sus temporadas e incluso entre los capítulos de cada una de estas, este año tal parece que los guionistas han querido poner en entredicho otros de los comentarios más recurrentes: la falta de consecuencias en los protagonistas y el cierre de tramas que se extienden indefinidamente.

Fue a mitad de temporada, justo a finales del año pasado, que los fans quedaron sorprendidos cuando los sobrevivientes de Alexandría tuvieron que lidiar con la muerte de Carl Grimes y fue este season finale la que nos trajo, después de más de 30 capítulos, la resolución entre el conflicto del equipo de Rick y el equipo de Negan.

A pesar de que son los dos momentos que más marcaron la octava entrega de la serie, la decisión de la muerte de Carl no fue tan bien recibida, y la derrota de los salvadores, aunque contundente, aun nos deja con la incertidumbre de lo que ocurrirá con su antiguo jefe, ahora prisionero.

A lo largo de 16 episodios la trama se podría resumir en la frase más recurrente de la temporada: “mi misericordia prevaleció sobre mi ira”. Fuimos testigos de la transformación de un Rick agobiado, abandonando sus principios, donde sus palabras no tenían valor, incluso llegando al punto en el que bien podríamos considerarlo al villano y a Negan el antihéroe; la forma en que ignoró las cartas de su difunto hijo pidiéndole que hiciera las paces con los salvadores y su frialdad para dar muerte sin piedad a cada uno de estos finalmente nos trajo a su encuentro final con su líder.

Y aunque era un rumor que ya se escuchaba desde hace tiempo, principalmente por los comics, no teníamos la seguridad de que Rick finalmente perdonaría la vida de Negan, pero como bien dijo: “Tiene que haber algo después”, y tampoco es fácil dar fin a un villano tan villano en una sola batalla (vamos, que ya se habían peleado al menos en tres ocasiones sin mayor resolución).

Otros arcos cerrados fueron la redención de Eugene con sus antiguos compañeros, siendo el verdadero causante de su victoria; la partida de un Morgan cada vez más afectado psicológicamente, y el perdón de Daryl hacia Dwight que parte en busca de su amada.

Como cada final de temporada, “The Walking Dead” deja cliffhangers al aire. La vista aérea a una creciente e innumerable ola de caminantes, la posible rebelión de Daryl y Jesús liderada por Maggie (quienes consideran una debilidad de Rick y Michonne no haber acabado con Negan), la nueva comunidad que promete ayudarles a prosperar como civilización y, principalmente, el asunto del helicóptero misterioso que hemos visto en más de una ocasión y del que aún no sabemos mucho.

“The Walking Dead” ya ha sido renovada para una novena entrega, entre tanto, su spin-off, “Fear The Walking Dead”, ha comenzado su cuarta emisión de la mano, precisamente, con el crossover de Morgan al abandonar a sus amigos. Aunado a un cambio de showrunner, es probable que el próximo año veamos algo completamente diferente, quizás de mayores proporciones, donde el conflicto venga desde el interior.

¡Interactúa con nosotros!

Comentarios

Post Author: Colaboradores PlayCam

¡Colabora con nosotros! Si te gustaría que tu artículo apareciera en nuestro sitio web y redes sociales, contáctanos a: colaboradores@playcamcine.com