“Game of Thrones”: la temporada que arruinó una de las mejores series de la historia

Y ahora su guardia ha terminado… pero de qué manera. El final de la serie más importante de los últimos tiempos, ese que todos anticipábamos épico y desgarrador, llegó pero con todo lo que nunca pensamos ni quisimos y que solo nos desgarró de dolor y coraje al ver una obra casi maestra convertida en un chiste sin corazón.

Bastaron solo unos cuantos capítulos para destruir todo lo construido a lo largo de 7 temporadas que nos hicieron sentir emoción, nostalgia y tristeza al ver una historia llena de inteligencia, traición y poder en un mundo que tal vez no era real, pero que se asemejaba a las acciones humanas que vivimos en una realidad de carne y hueso.

Y aunque tiene momentos que quedarán para la posteridad, nadie puede negar que esta última temporada tiene el peor final que para nada homenajea a la obra de George R.R. Martin, traicionando a la propia historia, a sus personajes, a su autor y, principalmente, a la fanaticada que pedía a gritos un final agridulce pero justificado y coherente que cerrara el circulo por completo.

A este punto todos sabemos los principales pecados de esta temporada: ritmo apresurado, falta de justificación y desarrollo en sus tramas y personajes, giros sorprendentes pero con huecos que traicionan la propia naturaleza de la historia y momentos clave convertidos en chistes o insípidos ante su falta de planeación.

Pero es impresionante saber que un producto tan poderoso como lo es “Game of Thrones” haya caído en las manos de creativos nada comprometidos y con una magna compañía a sus espaldas que, sin pena ni gloria, echó a perder su producto más valioso, algo que tal vez ninguna de las dos partes vuelva a tener en su vida.

¿Qué demonios pasó? ¿Qué pasó con ese final que tanto prometía y que poco entregó? ¿Qué salió mal?

Resulta increíble que el razonamiento lógico de estos “genios” haya sido el disminuir su oportunidad de desarrollo a solo unos cuantos capítulos por temporada, cuando hasta la última gran temporada de 10 capítulos aún tenías muchos elementos que desarrollar y resolver ¡Los más importantes!

Sin embargo, lo más sorprendente es que se haya cambiado la psicología de tus personajes más importantes por el simple hecho de querer sorprender a la audiencia. No importa que desde el inicio nos presentaras a una mujer fuerte con buena idea de la justicia y como tu promesa de un mundo mejor, lo único que quieres es hacerla la villana ñaca ñaca al final para sorprender a la audiencia.

Tampoco importa que lleves desarrollando la redención de un personaje, mostrando que aunque nadie es perfecto, se es posible tener un mejor propósito en la vida, simplemente dale a la audiencia lo que “quiere” y destroza en una sola decisión a este personaje “justificando” que ese era su destino solo porque sí.

Y tampoco importa que lleves años mostrándonos una amenaza grande a través de los ojos de otro de tus personajes principales, formándolo como una parte principal de su historia individual, mejor termínalo dándole el crédito a otro personaje que hasta ese instante nada tenía que ver solo para, una vez más, darle un giro de tuerca sin importarte que el que debía hacerlo se quede sin parte de su motivación.

Tal vez todo fuera diferente sí detrás de esas decisiones existiera la justificación y el desarrollo óptimo para intentar entender la dirección que se tomó, pero no, saquemos trucos baratos y nada inteligentes, no importa que nada tenga que ver con lo que antes trabajaste.

Y si bien al final las cosas se “resolvieron” –aunque no de la manera más agradable-, el hecho de que el camino que se tomó fue decepcionante y para nada lo que se esperaba y se merecía hace que más allá de un final agridulce sea un final amargo y distante de lo que podría haber sido.

Algunos dirán que ningún final complace a nadie, que no nos quejemos, pero algo que no se puede perdonar es que se olvidara lo más importante, eso que hizo que tu serie fuera la más exitosa de la década. Faltarle al respeto a todo eso que ayudaste a construir y que te comprometiste a realizar es simplemente imperdonable.

Fuera el final que fuera, todos estaríamos contentos de qué lo que nos presentarán era todo lo que “Game of Thrones” nos mostró durante su existencia, lamentablemente no fue así.

Por ahora nos queda el consuelo de que el final de las novelas –el verdadero final- está completamente en manos de la mente maestra que creó todo, pero es innegable decir que la decepción que sufrimos en el último mes es algo que no se podrá ir en mucho tiempo.

La maldición de un final pésimo para una serie extraordinaria sigue en pie y parece que nunca habrá una excepción; pero por los dioses viejos y los nuevos, ¿Por qué “Game of Thrones” tenía que entrar en esa lista?

¿Qué piensan? ¿Qué les gustó de la temporada final? ¿Hubo algo coherente en este final?

¡Interactúa con nosotros!

Comentarios

Post Author: Dulce Diaz

Comunicóloga amante del cine, las series y la escritura. Las historias que te mueven y te cambian son aquellas que te llegan en los momentos adecuados.