Chernobyl: Lo que necesitas saber para entender de qué va (menos el ruso)

A las 01:23:46 am del día 26 de abril de 1986 una ciudad de Ucrania estaba por llegar a oídos de todo el mundo, y a la piel de gran parte de Europa: el reactor del bloque 4 de la planta nuclear de Chernóbil había colapsado.

Hoy quizás este sea un hecho que pondría en alerta hasta al más incrédulo pero, como HBO nos ha venido a recordar con su nueva mini-super-producción, la mayor contaminación fue la que atacó la verdad que el gobierno soviético no quiso aceptar, y la peor enfermedad fue la subestimación de lo sucedido.

Pero, ¿de qué nos habla realmente “Chernobyl”, la nueva miniserie que está causando tanto furor?

LA UNIÓN SOVIÉTICA Y SU ENERGÍA LIMPIA

Al norte de Ucrania (antes parte de la Unión Soviética), la ciudad europea de Chernóbil albergaba una de las plantas nucleares con una potencia de 3200 MW con la  que los soviéticos pretendían alardear su poderío tecnológico y su autosuficiencia energética. Como cualquier planta de generación eléctrica, la energía se creaba al hacer girar turbinas, en este caso mediante vapor creado por el calor de la reacción nuclear de material radiactivo en tanques con agua denominados “reactores”.

EL SIMULACRO DEL 26 DE ABRIL

Aquel 26 de abril se probaba la capacidad (justamente) de autosuficiencia energética de la planta ante un fallo en el sistema, puesto que la planta funcionaba con la misma energía que generaba y por tanto era vital asegurar que el reactor siempre estuviera bajo control, con energía suficiente para las bombas que drenaban agua para mantenerlo frío.

El objetivo era reducir la potencia del reactor y sustituir su energía con la generada por plantas eléctricas auxiliares de diésel que alimentarían a las bombas de agua de emergencia, como ocurriría en caso de problemas con la planta principal.

 

AGUA Y BARRAS DE CONTROL

La planta nuclear de Chernóbil creaba vapor de agua al hacer ebullir el líquido con el calor de la ruptura potente de átomos de uranio (el combustible) por la fuerza de neutrones (partículas de nombre raro) dentro de un reactor blindado (proceso que se conoce como fisión nuclear).

Para evitar que la fisión se descontrolara se empleaba:

1. Agua como refrigerante y,

2. 211 barras de control, es decir, barras metálicas de que  al introducirlas en el reactor frenaran la reacción al reducir el noviazgo entre los átomos de uranio y los neutrones. A más barras en el núcleo del reactor, menos fisión y menor energía.

LOS ERRORES

Anatoli Diatlov, Jefe en turno

00:05 Dirigidos por el ingeniero en jefe Anatoli Diatlov, Alexandr AkimovLeonid Toptunov debian reducir la potencia del reactor a 700 MW (80% menos que de costumbre) al introducir barras de control en él, pero el cambio se realizó tan rápido que la energía descendió mucho más..

00:38 Decidieron subir manualmente algunas barras (aumentando la fisión) para evitar que el reactor se apagara por completo. Aunque se logró evitar que el reactor se apagara, la potencia no rebasaba 200 MW, menos de la mitad del mínimo y casi 10% de la energía que debía generar la planta.

00:43 Al fallar los intentos de “revivir” al reactor, la potencia se reduce aún más y entonces sucede la decisión que acabaría con todo: subir 205 de las 211 barras de control , contraviniendo los protocolos de seguridad que exigían mínimo 26 para evitar el descontrol de la fisión. Pero la potencia continuó sin subir.

01:22 Sin barras, toda la seguridad de pronto recayó en el agua refrigerante. Cuando uno de los operarios sin comunicación con el resto  se da cuenta de un exceso de agua decide disminuir su presencia dejando desprotegido totalmente al reactor. Al encender los generadores auxiliares de diésel las bombas auxiliares tardan en encenderse, sin barras ni agua, la energía liberada por la reacción se revirtió incontrolablemente en el núcleo lo que obligó a un paso de emergencia.

EL BOTÓN AZ-5 Y EL GRAFITO BARATO

01:23:40 El botón de emergencia al que se refieren en la serie, el AZ-5, debía introducir de nuevo todas las barras de control con la finalidad de disminuir rápidamente la fisión. Se esperaba que esta medida de seguridad contrarrestara cualquier eventualidad en el reactor pero, al ser tantas las barras que se habían removido, fue justo esta acción la que produjo la explosión. Al parecer el gobierno había reducido costos de fabricación en barras de control con punta de grafito que justo generaban el efecto contrario a las barras: desencadenar aun más la reacción nuclear que llegó a registrar 33,000 MW (diez veces la potencia que la planta podía controlar).

El reactor 4 estalló.

EL XENÓN Y LA OMISIÓN DE ALERTAS

El simulacro había sido programado para el día 25 de abril pero ante el consumo eléctrico de la ciudad y el fallo de otra planta eléctrica, se pospuso a la madrugada del 26 en el que el personal no estaba capacitado. Tras haber dejado medio día funcionando la planta de Chernóbil a media potencia, se estaba generando cads vez  más xenón, un residuo de la fisión. El xenón absorbe neutrones frenando la fisión nuclear.

El circunstancias normales el residuo de xenón se consumiría con la potencia adecuada, a la que no llegaba en esos momentos la planta, por lo que se acumuló a niveles críticos, agravando la disminución de potencia del reactor (lo que ocasionó que casi se apagara), orillando al equipo a introducir las barras de control mucho más rápido de lo establecido (se hubiera requerido hacerlo en un lapso de 24 horas, no en segundos).

“Chernobyl” inicia cuando el equipo busca la forma de adentrarse al reactor para verter agua y sumergir lar barras manualmente con la finalidad de detener la fisión, pero para entonces las bombas no funcionaban, las barras se habían desecho y el núcleo radiactivo estaba disperso al estallar el bloque de contención (que también tenía grafito altamente radiactivo al encontrarse con el uranio).

LOS OTROS INVOLUCRADOS

Vasili Ignatenko, bombero

43 mil personas se evacuaron de Pripiat, la ciudad más próxima a Chernóbil, 300 mil en un radio de 30 kms posteriormente, y más de 600 mil personas más colaboraron como “liquidadores” para controlar la radiación que afectó a cerca de 6 millones de habitantes de Ucrania y Bielorrusia. Aun así, la Unión Soviética sólo reconoció 31 víctimas de la tragedia, que incluía a los operarios de la planta y los primeros bomberos que arribaron.

Liquidadores en el techo del reactor

Valeri Legásov dirigió un grupo de científicos (que en la serie se agrupan en el personaje ficticio de Ulana Khomyuk) que se opusieron a la versión del gobierno que dejaba fuera cualquier fallo en el diseño de la planta. Legásov se suicidó 2 años después del desastre y hasta entonces se revelaron los errores técnicos y la negligencia gubernamental para la evacuación.

Valeri Legásov

El director Víctor Bryujanov y el ingeniero jefe, Nikolai Fomin fueron enjuiciados tal como 4 miembros del equipo: Alexander Kovalenko, antiguo jefe del cuarto reactor ; Anatoli Diatlov, viceingeniero jefe; Boris Rogozhin, jefe de turno del cuarto reactor, y Yuri Laushkin, ingeniero jefe del departamento técnico-industrial, de los cuales las serie solo menciona a Bryujanov, Fomin y Diatlov, condenados a 10 años de trabajos forzados.

Bryujanov, Fomin y Diatlov, condenados.

Mención aparte requiere Mijaíl Gorbachov, Secretario General de la Unión Soviética, a quien se le recriminó su actuar lento ante una eventualidad de escala tan grande, y que solo dio a conocer al mundo lo ocurrido tras ser descubierta la radiación por suecos y estadounidenses. Gorbachov sostiene aun que la desinformación que existió se debió a los científicos involucrados que omitieron detalles y minimizaron la situación en todo momento.

Mijaíl Gorbachov, Secretario General de la Unión Soviética en 1986.

La serie de HBO tiene una calificación de 9.7 en IMDB de cara a la llegada del último capítulo “Vichnaya Pamyat” (Memoria eterna, en ruso) en las plataformas digitales del país, siendo una de los shows televisivos mejor calificados de todos los tiempos.

¡Interactúa con nosotros!

Comentarios

Post Author: Enrique Bohórquez

En matrimonio con la ciencia, pero amante de las letras, la historia y la farándula,