Reseña: Dirección Gritadero

Fotos: Itzel Avendaño Arenas Desde lo absurdo se crea la represión y es que por más irreal que parezca el prohibir gritar en espacios públicos y establecer los gritaderos para ello, es el camino al silencio ante el desacuerdo en lo cotidiano y una forma de perder la palabra y una forma de expresión ante la injusticia. “La muerte de las palabras para que lo único que salga de nuestras bocas sean gritos”. “La represión en todos los sentidos y hacer esta alusión que ahora no podemos gritar, cuando es algo inherente, como esencial en sel ser humano, nace y pega un grito, significa que estas vivo […] decía Analie que los gritaderos aparte de ser el fútbol, los lugares donde gritamos, también son las redes sociales que se han vuelto nuestros gritaderos, ahí explotamos y todos somos activistas […] el teatro era uno de los primeros gritaderos, entonces tener la oportunidad de retomarlo como un lugar de denuncia, de demanda, de rebelión, de revolución, me parece muy importante”, expresó en entrevista la actriz Kerygma Flores (Señora 3). Dirección Gritadero es una obra escrita por Guy Foissy, dramaturgo de Senegal, y en esta ocasión es dirigida por Analie Gómez e interpretada por Mónica Bejarano, Patricia Collazo y Kerygma Flores, quienes con naturalidad y una gran destreza física, que exige esta propuesta teatral coreográfica, dan vida a las Señoras, las cuales esperan en la parada al camión que las lleve a ese lugar donde sí pueden gritar. Durante la obra las actrices, en un intento por no dejar escapar los gritos, interactúan con sus cuerpos, entre ellas y con algunos objetos que portan, como una pañoleta, un chal, una grabadora, una pistola y unas canicas, que al lanzarse en el escenario fortalecen la tensión de la situación, la cual es que las protagonistas quieren desesperadamente gritar pero no pueden hacerlo en ese lugar porque ello implicaría la cárcel. Asimismo la  iluminación forma parte esencial de la historia,  al ser tan precisa en las entradas y salidas,  permite un acompañamiento exacto en la trama, en las expresiones, en los movimientos… a veces tan precipitados, llenos de tensión física, y otras veces más delicados, como un baile que con suavidad relaja los sentidos. Cabe mencionar que al inicio cuesta un poco de trabajo agarrar el hilo de la narrativa, pero con los diálogos inteligentes y al mismo tiempo metafóricos, queda claro el mensaje y las personalidades que se encuentran sumergidas en distintos universos caóticos, llenos de realidades desesperanzadoras y hundidas en roles establecidos sobre el qué hacer y el cómo pensar. Es evidente el trabajo individual y colectivo para que esta propuesta teatral sobre Dirección Gritadero sea tan disfrutable. “Hecho por mujeres con un mensaje universal”, así lo definen las integrantes de este proyecto experimental. ¡ Así que no se pueden perder esta obra que se estará presentando hasta el 27 de agosto! Los horarios en el Teatro El Milagro son: Jueves y Viernes: 20:30 hrs Sábado: 19:00 hrs Domingo: 18:00 hrs Les compartimos el video Una mirada íntima a la puesta en escena Dirección Gritadero.          

Reseña: La Desobediencia de Marte

Fotos: Iván Rueda Luna “El mundo es la enfermedad pero el pensamiento es su remedio.” La Desobediencia de Marte es una historia que juega con diferentes planos temporales (1600 y 2017) y personales, dirigiendo al público entre encuentros y desencuentros de los protagonistas que dan vida en el escenario a dos actores que interpretan a unos astrónomos, Tycho Brahe (Joaquín Cosío) y Johanes Kepler (José María de Tavira). Los elementos que conforman la escenografía, así como el acertado uso de los sonidos y la música se acoplan a la perfección a este ingenioso guión del periodista y escritor, Juan Villoro; y dirigido por Antonio Castro. Mientras se va desarrollando esta inteligente obra, hay una fusión entre los protagonistas, creando una especie de dependencia que llevará a los actores a un punto esencial dramático que tendrá como desenlace la sinceridad  a través del personaje que interpretan. Una compleja pero interesante narrativa que nos identifica y al mismo tiempo pone a prueba nuestra capacidad  observación, ya sea en las cosas que creemos tan lejanas como el universo así como las más “cercanas” como lo es nuestro ser y la persona que tenemos a lado. Estos elementos en su individualidad como en su conjunto conforman un gran enigma que parecen tener similitudes por su total imprecisión. Sin duda la escritura de Villoro, combinado con la dirección y la actuación de estos dos grandes actores dan como resultado una experiencia bastante agradable por la exacta combinación de comedia y reflexión donde la compresión de la persona será a partir de la otredad. Sólo me queda comentar que el pasado 25 de julio durante la conferencia de prensa, realizada en el Centro Cultural Helénico,  Antonio Castro mencionó que uno de los aspectos de la obra era intentar mostrar la identidad masculina en el escenario, debido a que actualmente sólo se muestra éste en el ámbito femenino (tema con una serie de vertientes a debatir). Es por ello que debo recalcar que la narrativa no muestra nada novedoso en este ámbito y sin duda continúa representando los roles bien definidos desde hace siglos donde el hombre es el poseedor de conocimiento, el creador de nuevas teorías, el analítico de la vida… Dejando de lado este comentario desacertado por parte del director… deben apartar un día del fin de semana porque definitivamente deben ver está gran puesta en escena, inspirada en “Los Sonámbulos”,un libro de Arthur Koestler , que habla de la conquista de los universos. Las presentaciones inician en el Centro Cultural Helénico a partir del 4 de agosto y estarán hasta el 1° de octubre. Los costos varían: $200, $250, $350 y $450, puedes adquirir tus boletos en Ticketmaster. Los horarios serán: viernes 20:30; sábados 18:00 y 20:30 horas; y domingos 17:00 y 19:30 horas.  

Reseña: Mentiras, el musical

Una extraña llamada, un funeral, un testamento muy raro y cuatro simpáticas mujeres que sin saberlo tienen mucho en común. Esta divertida puesta en escena te hará cantar, reír y quizá hasta soltar una lagrima ante las hazañas de este grupo de mujeres que te llevarán a la década de los 80 para contarte su historia. La infidelidad no es cosa de juego, pero esta obra convierte este tema en algo tan cómico que en tu cabeza solo podrá rondar esta pregunta ¿cómo logra un sólo hombre engañar a cuatro mujeres y que ellas jamás se enteren?, Daniela, Lupita, Dulce, Yuri, Manoela y Emmanuel son los protagonistas de este musical que te hará recordar aquellos años de ropa colorida, peinados estrafalarios y accesorios llamativos, todo en conjunto logran una increíble y divertida historia llena de intrigas, humor y muchas mentiras. Cabe resaltar que las composiciones son maravillosas y las interpretaciones te dejarán deseando más de esa música ochentera.